Nosotros

 


Ellos y su facción se han arrogado exclusivamente la calidad de hombres decentes e ilustrados y han proclamado en su rabioso despecho que “sus rivales”, es decir, la mayoría de los ciudadanos argentinos, son hordas de salvajes y una chusma, una canalla vil y despreciable… Que más vale sepultar a la República en sus ruinas que permitir prevalezcan los federales. Esa chusma, esos gauchos que no doblarán la rodilla delante de ellos, son nuestros padres, hermanos, parientes, amigos y conciudadanos.
– Brigadier General Estanislao López –

 

A pesar de lo que digan las malas lenguas no somos perros kirchneristas. Y no sólo porque con el chori y la coca no hacemos nada…  no sólo porque los que siempre estuvimos sabemos que es un gobierno medio amarrete, que a veces paga mal a los propios si vienen en manada y organizados, y le sube el precio a los ajenos especialmente si son figurones.

No nos vemos kirchneristas porque antes de que lleguen Néstor y Cristina estábamos a oscuras, pero no por eso dejamos de ser peronistas, ni de enfrentar a los liberales ni a los traidores de adentro y de afuera. Tal vez nos hicimos peronistas antes aún de poder hablar, en las oscuras cárceles de la dictadura, o tal vez ya lo éramos desde antes pero aún no lo sabíamos (como siempre decía el General). Lo cierto es que ser kirchnerista es para otros, tal vez para los que ahora de a poco van descubriendo el movimiento nacional tras el pase al liderazgo celestial de Néstor. No los criticamos, es más los bancamos a muerte, pero no nos gusta que nos etiqueten en eso.

Lo que pasa es que no nos gusta que saquen a Néstor y Cristina del peronismo, porque parece que salieron de un repollo sin historia y sin tradición. Y si… es verdad que son un poco setentistas, y tienen varias desviaciones socialdemócratas y viscocidades progresistas. Pero bue… que le vamos a hacer, también los idolatramos por tener estómago para esas cosas, porque para eso está el peronismo, para contener a todos y darles un cauce.

Pero acá no hay nada más ni nada menos que perros peronistas, y antes yrigoyenistas, y antes montoneros, infernales, tupamaros, sirisiseros, chisperos, y sobre todos sanmartiniseros, que son todas las formas distintas de ser peronistas antes de Juan Domingo y María Eva.

A pesar de dudar durante mucho tiempo de poder recuperarlo en su esencia transformadora, a pesar de creer que estaba en vías de extinción, a pesar de haber andado a ciegas, a veces por lugares poco recomendables. Pero la verdad es que sólo dejamos de ser fanáticamente peronistas tan sólo un rato, tal vez en lo peor del neoliberalismo, en lo más oscuro. Y si, hay que reconocerlo… hubo un momento que fuimos más ricardescos que peronistas, más ricoteros y más metaleros que peronistas. Pero por suerte todo volvió a confluir para compartir el panteón, porque el movimiento es amplio y Ricardo tiene banca.

Por eso nos molesta que nos digan kirchneristas… porque a pesar de que ellos son los responsables de recuperar el peronismo como fuerza transformadora y justiciera, no son los únicos. Porque los peronistas siempre estuvimos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s