El Plan Conectar Igualdad, Richard Stallman y la brecha digital

El objetivo esencial del plan Conectar Igualdad en Argentina es la reducción de la brecha digital mediante la entrega de una netbook a todos los alumnos de las escuelas públicas, y la construcción de un entorno educativo donde poder utilizarla y brindar acceso a internet y la llamada “sociedad de la información”.

Muchas críticas de sectores elitistas recibió el programa, con acusaciones de demagogia, clientelismo, negociados, atentado educativo, etc. Sin embargo, tal vez las más singulares partieron de las comunidades fanáticas del software libre, a pesar de que las netbooks se entregan con windows y linux preinstalado, prácticamente triplicando el parque de puestos de trabajo con linux en el país. Los apóstoles de Richard Stallman, sin lograr aprehender las condiciones específicas de nuestra realidad, hacen eje único en el peligro de entregar netbooks con winchot que en lugar de reducir la brecha digital ata a las nuevas generaciones a la utilización de programas costosos, y esclavizándolos tras una licencia que impide compartir y modificar tanto el programa como la información contenida en los formatos generados (.doc, .xls, etc.).

Según ellos la brecha digital en lugar de reducirse se agrava por “obligar” a los pibes hasta hoy excluidos del mundo digital a utilizar programas asentados en modelos de desarrollo monopólico y que generan dependencia tecnológica, ignorando la distribución de gnu/linux que comparten. La expresión más gráfica tal vez sea la frase burlona de Stallman sobre nuestra exclusión social, afirmando que el principal activo del país era el gran número de chicos que nunca habían sido contaminados por windows.

Frente a la cantidad de pibes sin acceso a internet, computadoras ni teléfonos inteligentes, poner al software privativo como eje de la brecha digital en nuestro país es un concepto érroneo y ridículo fruto de la importación empaquetada de razonamientos externos: las licencias de software aquí no son un impedimento de uso a nivel hogareño ya que la mayoría del software que circula es trucho y casi sin costo, y como todos consideran natural la piratería las copias circulan libremente sin ninguna penalización tampoco a nivel “moral” o presiones éticas, sociales o similares.

La brecha digital tiene que ver con el acceso a la sociedad de la información y a las nuevas tecnologías, y la capacidad para hacer uso de ellas en forma productiva para la comunidad. Básicamente internet, un aparato, un software que lo haga funcionar (linux cumple todos los requerimientos), la capacidad para utilizarlo, y la capacidad de consumir la información, producir nueva, generar conocimiento útil para el entorno. Los que defendemos el software libre sabemos que en ninguno de estos niveles se necesita a microchot ya que lo que define la reducción de la brecha es el acceso a internet, los aparatos para hacerlo efectivo, y una capacidad individual y social para sacarle provecho.

El plan CI aborda el núcleo duro de esa brecha, entrega algo donde correr el software que ya existe y es libre, el acceso a internet que provee la escuela, y el entrenamiento para poder hacer uso de ellos. Las claves son: aparatos, internet, aprender a usarlos. El software se trucha o se utiliza gnu/linux, por lo que no está ahí la generación o reproducción de la brecha digital en una primera instancia.

El CI trae además de ubuntu linux, una instalación completa de winchot con todos los programas necesarios que al estado sólo le cuestan alrededor de 12 pesos. La diferencia central es que linux y sus programas se pueden modificar y redistribuir adaptados, es decir, UNA VEZ que tengo acceso al mundo de la tecnología, que estoy inmerso en la sociedad de la información, con linux puedo ser libre de estudiar y adaptar los programas que uso (o aprovechar lo que mejoraron otros libremente), y fundamentalmente soy dueño del formato en el que guardo la información que produzco, sé que la voy a poder reproducir en cualquier circunstancia, no dependo de un programa determinado como puede ser office para abrir un docx.

Esta es sin embargo un debate secundario, necesario para sobreponerse a la dependencia tecnológica externa pero no suficiente: el estado está garantizando una base de 3 millones de pibes con acceso a las nuevas tecnologías. Incluso para los comunidades de software libre abre un universo hasta ahora único, donde son más los pibes que reciben una netbook con linux que los usuarios actuales de este sistema operativo a nivel de escritorio. En lugar de festejarlo como un logro y prepararse a trabajar con un estado que promueve a nivel masivo el software libre, una sector de la comunidad gnu se enfrasca en una crítica feroz e inflexible acusándo al plan CI de avivar la brecha digital y la dependencia por no eliminar el winchot de las netbooks educativas, y cerrando de antemano la puerta a la cooperación abierta que muchas comunidades están llevando adelante para potenciar el programa.

Es un debate estéril y elitista, que con la excusa de la dependencia tecnológica llega a afirmar que es preferible para el país que miles de pibes sigan sin conocer las nuevas tecnologías, con tal de no tener una mínima contaminación con software privativo. Claro está que los que argumentan esto llegaron al mundo tecnológico de la mano de mocosoft para recién después descubrir el software libre, pero la congruencia entre el decir y el hacer no es su fuerte obviamente. Lo grave es que opaca con sus fuegos de artificio lo que debería estar seriamente en cuestión respecto al CI: el entrenamiento educativo con programas privativos, que prepara para consumir y no para protagonizar. Deberíamos estar discutiendo cómo evolucionar a un modelo educativo construido sobre el espíritu del software libre en función de la cooperación para construir conocimiento, en busca de achicar la dependencia tecnológica, y pensando en cómo influir sobre el mercado laboral.

Lo maravilloso de CI es que provee las principales herramientas para eliminar la dichosa brecha del país: internet, un aparato con qué acceder, y un linux preinstalado para usarlo, y todo en un entorno donde pibes y docentes pueden interactuar para superarse a pesar de las limitaciones que tiene el sistema educativo hoy, y las que les imponen algunos “gurúes” del software libre que prefieren seguir siendo una élite incomprendida a una alternativa tecnológica mayoritara.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conocimiento colectivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El Plan Conectar Igualdad, Richard Stallman y la brecha digital

  1. mirofuza dijo:

    No soy argentino pero me gusto mucho tu opinión.
    En mi opinión en este tipo de situaciones, no es que no importe la utilización de software libre, porque yo lo apoyo, pero el principal problema es llevar las herramientas para que los que no las tienen puedan acceder a la tecnología. Y luego ya teniendo a las personas equipadas con las herramientas necesarias se puede empezar a impulsar el software libre, porque de nada nos sirve el software libre si quienes necesitan utilizarlo no tienen cómo o con qué utilizarlo.
    No creo que este mal intentar que las computadoras que van a distribuirse tengan puro software libre, lo malo estaría en que al querer que esas computadoras tengan solo software libre esto sea un obstáculo a que se realicen ese tipo de programas como el de CI.
    ¡un saludo!

  2. X00D45 dijo:

    Che cimarrón: cuando hablas de “troskistas” me hacés acordar a Barreda en “los Traidores”, y ese discurso de tildar DE troskista a “a TODO EL KE NO PIENSE KOMO NOSOTROS”.
    Es más: pasaron la peli por canal ENCUENTRO, y no podía entender cómo en vez de pasarla a las 3:30 de la mañanan no la pasan a las 19 o las 21.!!!
    Está claro ( como el plan CONECTAR ), no vamos a AVIVAR GILES; el peronismo es para los PERONISTAS, como BARREDA ( de “Los Traidores”) y los demás ( PERONISTAS EN SERIO) q se curtan!
    Negro: vos estás + cerca de los troskistas q el diablo mismo!!
    P.D.: TE KIERO!!!! cuando VOS QUIERAS instalamos GNU/LlNUX DND VOS QUIERAS!!!!!
    Mientras haya pa’ dormir y morfar, cableamos e instalamos HASTA Q LAS VELAS NO ARDAN (vino d x medio)!!!! abrazo!!!!

  3. X00D45 dijo:

    Además se morfan un montón de guita en la entraga por notebook: pagan 2 o 3 veces más de lo q cuestan, y andá a saber cuanto “NOS” ahorrrariamos produciendo las NETBOOKS nosotros mismos.
    Como SIEMPRE: lso Radicales SON PUTOS, y a los PERONISTAS les sobran los HUEVOS para AFANAR. Hicieron cosas BUENAS en 8 años,pero en ese tiempo podrían haber hecho q Argenitna pase al frente y que esté MÁS cercana a la posición de BRASIL.

  4. Cimarrón dijo:

    Las netbooks se pagan a precio de mercado, justamente porque están financiando el desarrollo de la industria de hardware nacional, desconozco cuál es la posición de Brasil en este tema porque no enunció ninguna todavía.

  5. nacho dijo:

    “Frente a la cantidad de pibes sin acceso a internet, computadoras ni teléfonos inteligentes, poner al software privativo como eje de la brecha digital en nuestro país es un concepto érroneo y ridículo fruto de la importación empaquetada de razonamientos externos: las licencias de software aquí no son un impedimento de uso a nivel hogareño ya que la mayoría del software que circula es trucho y casi sin costo, y como todos consideran natural la piratería las copias circulan libremente sin ninguna penalización tampoco a nivel “moral” o presiones éticas, sociales o similares.”

    Claro que la acción de romper las licencias de Windows, es decir, cagarse en lo que la estadounidense Microsoft nos dice que debemos hacer, esa acción es popular acá en Argentina y es felicitable y aconsejable, incluso es aconsejable cagarse completamente en Windows y borrarlo, o no distribuirlo siendo el Estado cómplice de esta privatización de la educación del país.

    Porque romper la licencia (compartirlo sin permiso) es un acto natural del ser humano, pero eso sólo nos da una libertad: la de compartir un software no modificado.
    No nos brinda la posibilidad de mejorarlo: es maravillosa libertad de ayudar a alguien más mediante la creación de una solución ante un problema específico, no nos brinda la libertad de estudiarlo ¿entonces por qué está en las escuelas?.

    Si no tenemos el control sobre nuestra tecnología, no tenemos soberanía: son todos valores que el peronismo siempre dijo defender, y por los que luchó y lucha actualmente.

    Tenemos que fijarnos como meta el combatir el capital también en la educación pública, y en este caso Microsoft con su software privativo y privatizador debe ser combatido hasta ser vencido.

    Te paso un artículo que cuenta cómo quitar los windows de las netbooks:
    http://wp.me/p1V2AW-20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s