Software Libre y Software Público: dos caminos convergentes

La intención del gobierno nacional de desarrollar una política de Software Público anunciada por Aníbal en la CISL, pretende marcar un rumbo en la administración pública y un sendero para migrar paulatinamente los obsoletos sistemas estatales, a la vez que ratifica el camino iniciado ya con las nuevas implementaciones, como el sistema de gestión de la ANSES, el nuevo DNI y pasaporte, los portales públicos, y todo el ecosistema de la televisión digital asociada a jinga como plataforma de desarrollo de aplicaciones y a estándares abiertos en su implementación.

En este punto las críticas públicas más feroces han sido no de los monopolios o sus satélites del software privativo y cerrado como hubiera sido esperable ante la pérdida de territorio ganado, sino de los defensores acérrimos de un software libre que pretenden “incontaminado”. El reclamo justo y necesario de que el estado se comprometa a que el software sea solamente libre justo y soberano -diríamos los peronistas-, es decir que cumpla con las 4 libertades que enunciara Stallman, hacen blanco en la ambigüedad de su definición para asimiliarlo automáticamente a una opción por los monopolios.

En lugar de valoar el cambio de paradigma que implica que una orientación definida hacia el software libre -aunque no garantizada totalmente reconoscámoslo- no es suficiente para quienes miran la foto sin alcanzar a ver la película, es decir el transcurrir, compar el estado anterior y el actual, confundiendo el objetivo con el camino a su implementación. Esto es así a pesar de la demostración palmaria de la voluntad de afianzar el software libre y los estándares abiertos tomada al definir toda la implementación de la televisión digital.

Las comparaciones que esgrimen habitualmente estos sectores son los casos de Venezuela, Ecuador y Brasil, que han definido claramente que el Software Público debe tener una licencia del tipo GPL, es decir que respete las cuatro libertades. También se hace eje en la comparación del Conectar Igualdad con el Plan Ceibal en Uruguay y el proyecto Canaima de una distribución linux propia venezolana. En este sentido es interesante intentar un análisis de las potencialidades y condicionamientos de cada país, para tratar de aproximarnos a las respuestas:

– El Plan Ceibal en Uruguay está destinado a chicos de la primaria, en un país pequeño y homogéneo con alta escolaridad y sin condicionamientos de la industria: todas las netbooks son importadas. En el caso del Conectar Igualdad, además de estar imbrincado con el desarrollo de una industria nacional del hardware y acuerdos de inversión con empresas extranjeras para radicarse en el país, pretende alfabetizar digitalmente a jóvenes a punto de abordar el mercado laboral, o con la intención de que lo hagan, la mayoría de ellos de condiciones económicas precarias y muchos sin acceso a las nuevas tecnologías. El doble booteo linux-winchot está empapado de esos objetivos-condicionamientos.

– Al comparar Ecuador y Venezuela es necesario evaluar la gran diferencia en la penetración de la computación a nivel comercial y hogareño, el rol que debió adoptar el estado como promotor de las nuevas tecnologías, y por lo tanto al no encontrarse con un mercado ya formado y (casi) sin intereses empresarios de por medio, la opción del software libre con todas sus ventajas, presentaba pocas contraindicaciones y débil oposición de intereses corporativos. En el caso brasilero, si bien tiene otro desarrollo industrial y mayor penetración en algunos sectores, probablemente dos factores sean determinantes: una política de estado sostenida en el tiempo desde varias administraciones, un desarrollo limitado de la industria del software local, y un estado de fuerte presencia para discutir con las corporaciones internacionales del software. Así y todo mayoritariamente la administración pública sigue funcionando sobre software privativo-monopólico.

–  El caso Argentino, por el contrario, tiene algunos condicionantes que dificultan la implementación del software libre como política de estado de forma frontal y decidida: una gran penetración de internet y la computación hogareña y comercial en todas las grandes ciudades, y una parte importante del país. Una infraestructura de comunicaciones que las provee a bajo costo, haciendo realidad cybers y telecentros de acceso popular para muchos excluidos que sin acceso a una pc, tienen contacto regular con las nuevas tecnologías. Como resultado de esto un mercado comercial importante, con empresas comercializadoras asociadas al software privativo, y un estado completamente atravesado por el software privado sin licencias, en un permanente tira y afloje con las corporaciones que lo saben en falta.

– Por el tipo de cambio favorable y la eduación universitaria extendida y de alta calidad, hay desarrollada en el país una importante industria del software de gran capacidad exportadora y además con gran demanda del mercado local, que en su gran mayoría está asentada en el modelo de software privativo. El proyecto de desarrollo nacional, además cuenta a la informática y la biotecnología como áreas estratégicas a desarrollar en alianza con el sector privado, y es uno de los principales impulsores e interesados en este desarrollo. Esto a la vez que provee oportunidades demanda también mucho del sector, en una sinergia con las empresas que condiciona muchas decisiones, teniendo en cuenta además que el desarrollo industrial en proceso también requiere en gran medida de este sector.

– Vemos que en el caso argentino no se trata de inventar un mercado que no existe, sino de penetrar en un mercado en crecimiento con un nuevo paradigma tecnológico como es el software libre. Esta ambigüedad de necesitar de las potencialidades del modelo de SL para potenciar el desarrollo, pero a la vez estar atado a empresas pujantes pero asentadas en un modelo obsoleto, es lo que hace que cada paso deba ser medido milimétricamente para no afectar otros objetivos laterales. Es en este contexto que debemos leer las declaraciones de Aníbal Fernández al abrir la “Conferencia Internacional de Software Libre” que el mismo estado fomenta, diciendo que con el software libre “no se busca colisionar con las empresas”.

Es forzoso remarcar que aquellos que exaltan el camino venezolano y ecuatoriano para desmerecer el elegido por nuestro país, son incapaces de explicar la razón por la que los responsables de la implementación en esos países hermanos, no sólo no condenan el camino argentino sino que además colaboran estrechamente con nosotros en la definción del modelo de Software Público Internacional. Tal vez la lección sea que contra toda la parafernalia artificiosa disparada por Stallman en su visita al país, el camino de la cooperación y el entendimiento es mucho más efectivo que la descalificación.

Dicho esto no debemos olvidar que el software libre es el único que garantiza soberanía tecnológica y seguridad nacional, a la vez que es socialmente eficiente y aprovechable, con un modelo de desarrollo sustentable y colaborativo que lo hace superior en todos los ámbitos para la nueva era de la información en cualquier rubro del estado y el mundo privado. Google, Facebook, Twitter, Taringa, entre miles de ejemplos demuestran que sin software libre no sería posible el nivel de desarrollo de las nuevas tecnologías en que vivimos hoy.

Sin perder de vista este norte, debemos entender que el desarrollo del país tiene especificidades propias, hay que conjugar muchos intereses, y el programa de software público es una construcción en desarrollo, una definición aún no cerrada, y un camino fuertemente entrelazado con otros países de la UNASUR, que en su sinergia van sintetizando modelos y conjugando experiencias.

Sin embargo, siempre queda la sensación de que hace falta jugarse un poquito y dar un paso más… Tal vez tras la reelección de la jefa llegue durante el 2012 el momento de aprobar la ley de software libre y estándares abiertos en el estado, para fortalecer este camino irrenunciable que hemo emprendido del Software Público, cada vez más estrechamente asociado al software libre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conocimiento colectivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s