Software Público y Software Libre: más similitudes que diferencias

Aníbal Fernández anunció en la CISL 2011 la profundización de un camino irreversible que adoptó el kirchnerismo -lenta pero meticulosamente- desde su nacimiento: la construcción del Software Público como política de estado asociada al Software Libre.

Aníbal en realidad viene batallando en esto desde el 2002 en el gobierno de tachuela “condenado al éxito”, y a pesar de que muchos linuxeros lo desconozcan y otros ignucistas les de asquito, a pesar de que él realmente no sea un gran adepto en su uso particular, es uno de los políticos más comprometidos con la política de SL en el estado. Porque que le vamos a hacer, Aníbal es un estadista, un gestor, un tipo que traspira política y peronismo, y sabe reconocer una gran idea y una gran oportunidad cuando la ve.

El DNI y pasaporte electrónico, el nuevo sistema integrado de la ANSES, y las 3 millones de netbooks del plan Conectar Igualdad con doble booteo winchot-linux son algunos de los hitos que demuestran los avances en este campo. La creación de la Unidad de Software Público para implementar el programa en el estado en sinergia con el resto de los países latinoamericanos viene a llenar el vacío en la normativa respecto a cómo, cuando, donde. Aún en pleno desarrollo y maduración como concepto y política, el Software Público es un gran logro tomado esencialmente de Brasil, pero interrelacionado con las audaces políticas de implementación de SL en Venezuela, Ecuador y Bolivia. Argentina por supuesto forma parte del comité latinoamericano que se encargará de llevar adelante todo esto.

El portal www.softwarepublico.gob.ar sirve como punto de partida para entenderlo:

El Estado Nacional define al SP como “aquel software de propiedad pública que puede ser desarrollado, usado, modificado, y distribuido para facilitar el cumplimiento de objetivos gubernamentales y sociales”.

Contra lo que rezongan algunos elitistas del linux para pocos, el SP toma los principios esenciales del SL pero añade obligaciones propias de un software que será de uso estatal o social: debe tener una buena documentación de uso, funcionar su comunidad, ser eficiente para la función, etc.

Lamentablemente, organizaciones y grupos que tienen una destacada tarea en difundir y defender el software libre y las licencias copyleft se dejan llevar por un espíritu de secta y malinterpretan los objetivos, definiciones y potencialidades del SP, estigmatizándolo como un SL vergonzoso o timorato.

El portal de Vía Libre incluso confunde la definición y propósito del SP con la forma en que el estado catalogará el software que usa, según un esquema de sellos -tipo sello de calidad- destinados a determinar en qué medida el programa cumple con los requerimientos del SP. Así cae en la confusión de enredarse en su propia búsqueda de diferencias artificiales, terjiversando el contenido del sitio web, y malinterpretando un sello de calidad con una licencia de software. Su ideología opositora a priori le nubla la vista hasta y llega a plantear por ejemplo que el denominado “sello 3” sería algo vacío o retórico sin aplicacion concreta a ningún programa, omitiendo que hay muchos casos de programas que tienen un core con licencia gpl y arriba la empresa te vende plugins y/o extensiones que son cerradas.

Tal vez la razón se pueda rastrear en las palabras de Aníbal cuando aclara que el SP no busca colisionar con las empresas, o la declaración de fe opositora que virtió al predicador Stallman no bien llegar al país, dando vía libre a que muchos den rienda suelta a su gorilismo desenfrenadamente con la anuencia del iluminado y la excusa autoreferncial de que el gobierno nacional “está a favor de los monopolios y contra el software libre“.

Como vemos, la realidad es bien distinta, el modelo de SP tiene mucho más que ver con el SL, y apunta claramente a desterrar el modelo tradicional de software privativo y cerrado que impera hoy día en la administración pública, marcando lineamientos a futuro, pero partiendo de la realidad actual donde hay mucho software privativo en la administración pública que es harto complejo desterrar de hoy para mañana.

Como cuando Perón tomó la legislación laboral del socialismo y la convirtió de linda expresión de deseos en la encarnación de la Justicia Social, hoy el software libre va -empujado por el estado nacional y popular- camino a su masificación e instalación definitiva como la solución tecnológica más moderna, eficiente y socialmente justa, dejando atrás el modelo obsoleto de los monopolios pero también a las sectas naif de iluminados ignusistas, para construir una comunidad verdaderamente abierta y colaborativa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en conocimiento colectivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s