El aguante y lo inaguantable

Anda dando vueltas por la interné un video lamentable de bajísima factura hecho en Perú, con Wendy Sulka, El Delfín Quispe y la Tigresa del Oriente. La verdad que da para reírse a más no poder, sobre todo para el que vió el de las torres, trabaja, anaconda, o el de la cervecita. Si miramos la tetita ya no da tanta gracia porque si Wendy fuera varoncito nos imaginamos la fila de obispetes que habría haciendo cola para hacer de las suyas con él…

Pero el tema es que aquí y aquí leemos a algunos compañeros putear al fenómeno por lo bizarro y tomando como base el ya demostrado y contundente racismo de las clases mierdas argentinas. Los infernales estamos de acuerdo en eso, pero igual no paramos de cagarnos de la risa. Y si, que le vamos a hacer… porque además encontramos que siempre puede haber alguien más bizarro aún.

Pero no era este el eje, sino el tema de la penetración cultural. No creemos que porque las ranchadas sean parte de la música popular del perú, ecuador, colombia, venezuela, etc., no quiere decir que estos personajes armados por productores a medida no sean ridículos y lamentables.  Es verdad que en el perú las condiciones técnicas para producir están a años luz de buenos aires, pero hoy con una computadora medio potente y un poco de creatividad se pueden hacer cosas de calidad, no es excusa para hacer berretadas. Capaz que pueden ir a manguear una acá o acá, eh? Delfín y Wendy son patéticos, agravado porque la nena está rozando lo pederasta. La Tigresa es distinto por ahí porque es una mina que laburó toda su vida en la tele peruana y está cumpliendo de alguna manera su sueño de pasar al primer plano, nos guste o no su camino.

En todo caso la discriminación se ve realmente reflejada en la industria cultural que los usa para introducir paquetes enlatados de factura yanqui en el sustrato cultural latinoamericano. Utilizan el acervo cultural de nuestros pueblos para inculcar valores yanquis, como el individualismo, la colonización, la guerra y la aculturación que es justamente lo que simboliza Israel y todos los que diciendose judíos viven allí.

Sin embargo el fenómeno tiene puntos de comparación con el de la cumbia villera en el gran buenos aires y la capital. En córdoba, santa fe, corrientes, chaco, la cumbia, el chamamé y el cuartetazo son genuinos productos de la cultura popular, ninguneados y bastardeados por años… hasta que le encontraron la veta comercial. Y entonces salieron a contratar pibes de las barriadas conurbanas, disfrazarlos a la manera de la cultura de negros y latinos de yanquilandia,  y hacerlos bailar como los loco mía. Todo un producto enlatado de pésima calidad para afianzar los valores culturales del norte y sumar cada vez más consumidores a la industria musical yanqui que se cae a pedazos por lo estancada y obsoleta. Los Palmeras, Los Lirios, La Mona son buenos ejemplos de tipos que la pelearon siempre en la suya y recién se hicieron grandes cuando los agarró el mercado. Pero estos no son productos, son auténticos emergentes de su lugar. Y tampoco esto no quiere decir que productos de la industria cultural no puedan trascender por ser grandes artistas, porque ahí está el talento como pasó con Gilda, La Nueva Luna, el Potro… que hicieron camino al andar.

En los 60 tuvimos que soportar lo mismo con el club del clan, esta vez aprovechando la prohibición del tango por las dictaduras y sus amigas semidemocracias. Palito Ortega es popular, y de origen humilde, pero sigue siendo una mierda… No quita que por sobre todos esos adefesios otros artistas trasciendan el momento y sean grandes de la canción como el Gitano.

Lamentablemente durante los años del neoliberalismo en nuestra américa la música berreta y el fútbol, con todo lo que hay a su alrededor, fueron algunos de los pocos caminos de ascenso social que quedaron abiertos para los sectores populares. Y bueno, ahora hay que aguantarlos… si se puede.

Pero no por eso vamos a dejar de cagarnos de la risa… porque el aguante siempre existió en todos lados y bien desde abajo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura popular y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El aguante y lo inaguantable

  1. Me còpó el blog compañeros, ya lo añado al blogrroll.

    Abrazo peroncho. Desconocía esta música.

  2. El Conurbano dijo:

    hola, entré por un comentario que dejaste en mi blog. Muy bueno che, muy bueno.

    saludos!

    PD: tremenda la foto de Ricardo en el sidebar. Un capo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s